13/2/08

Lluvia


Marzo del 2007. Eozikune

Yo soy una de esas personas que cuando llueve y tiene que salir de casa piensa: No pasa nada, sólo es agua! Y allá que voy yo, ¡ay! Inconsciente de mi, creyendo que de verdad es sólo agua, pero no, la lluvia es algo más, la lluvia moja, la lluvia empapa, la lluvia es húmeda y me encrespa el pelo, la lluvia son atascos, es gente de mal humor, son suelos que resbalan, transeúntes con paragüas y sin reparos, la lluvia me mancha las gafas y no veo, la lluvia son chacos, charcos que piso, charcos que salpican, charcos que se forman en el puerta de mi patio y hay que rodearlo para poder entrar, la lluvia son paraguas mojados que gotean, la lluvia es ocupar el doble en la calle, la lluvia es ruido, la lluvia es gris, la lluvia me encanta, adoro la lluvia por ser triste, amo la lluvia por ser melancólica, cuando llueve soy feliz, aunque se me hielen los pies, aunque llegue a casa chorreándome los camales del pantalón y mi madre me persiga con el mocho, aunque las puntas de los paraguas sean armas asesinas en manos de desalmados malhumorados, aunque las esquinas de las calles se conviertan en lugares inesperadamente peligrosos, a mi me gusta la lluvia, el calor de los días de tormenta, la melodía de las gotas en el tejado de las terrazas del primero, los coches repletos de pequeñas perlitas, las carreras de gotas en los cristales, y el olor a tierra mojada...

2 comentarios:

Irrelevante dijo...

Yo soy otro de esos amantes de la lluvia anónimos que sonríen cuando todo el mundo está de mal humor e intenta ensartarte con la punta del paraguas...

Lo mejor: el olor a tierra mojada.

Me ha gustado el texto ;) besitos!

PD: He puesto un linkazo a tu blog en el mio, yeja!

Adolfo Llopis dijo...

A mi lo que más me gusta de la lluvia es cuando llueve mucho, muchísimo, y yo estoy en casa, resguardado y calentito, y es de noche y miro por la ventana como todo se inunda y cómo la luz de las farolas atraviesa las gotas de lluvia.