3/3/08

Un fantasma en mi casa


Creo que hay un fantasma en mi casa.

De repente he escuchado un pitido, la luz de pie que tengo en mi cuarto a empezado a parpadear y en los altavoces de la mini cadena sonaban como interferencias, he seguido el sonido y me ha llevado a la cocina, la cafetera se había encendido y la vitrocerámica también, el pitido a cesado unos segundos y luego ha vuelto, no he conseguido encontrar el origen y he apagado la llave de luz central de la casa, por si acaso. Eso a sido a las 11.30, me he quedado sin luz, ¿y qué hago yo sin luz? El ordenador sin batería, la mini cadena no iba, la tele menos, no podía hacerme un café… total, que me he puesto a leer, a Nietzsche ni más ni menos. En medio de mi enfado con Hidroeléctrica he empezado “El Anticristo”, ¿condicionará eso mi lectura?

He llamado a mi madre para decirle que teníamos un fantasma en casa, a lo mejor era el de Nietzsche,y que nada, que no se preocupara que iba a intentar hacerme amiga सुया. Después de leer durante unas horas he recordado que yo me quería duchar, y repasando todas y cada una de las cosas que en mi casa funcionan con electricidad, entre ellas no estaba el calentador (bien!) pero el secador del pelo si (oh, no!), la solución ha sido fácil, me he duchado, con unas velas en el baño, y no me he lavado el pelo, habéis visto como en los momentos de crisis saco lo mejor de mi inteligencia?

A las 2 me llama mi madre, que baje a ayudarla a subir el carro de la compra que no hay luz en toda la finca (uuuueeee) A jugar a las tinieblas con los vecinos! Y a la que salgo de casa escucho un murmullo que venía de abajo, a cada escalón era más fuerte y un poco más inteligible, hasta que he llegado al tercero, donde el eco de la escalera hacia de las voces algo un poco terrorífico. He encontrado a media escalera, alteradísima, en el rellano del segundo piso.

La gente gritando, o quizás no, pero el eco hacía que pareciera así, reclamando un electricista de inmediato, mentando a Iberdrola y al motor de luz, una escena típica de la cultura popular española, y por lo que he podido oír, lo que me ha contado mi madre y mi vecina, el generador de luz central de la finca había dicho: Hasta hemos llegado! Después de treinta años de fiel servicio a la comunidad. Como consecuencia del suicidio en algunas casas había habido una subida de tensión y en otras al contrario, una vecina grita: En mi casa sólo había encendida una bombilla y aquello parecía la Feria de Abril! (Olé!) Y el otro: Yo he sospechado algo cuando he abierto la nevera y la luz no iba. (Elemental querido Watson). A la vecina de al lado le ha explotado el microondas, (¿Cómo explota el microondas?) y otra vecina, cuya identidad desconozco, ha llegado a casa y se ha visto los electrodomésticos envueltos en humo. Súper emocionante.

¿Os preguntáis que ha pasado en mi casa? Pues nada.
¿Por qué? Porque el fantasma ha venido a avisarme y yo he quitado la luz!

Y hace un rato ha subido un amable vecino a informarnos de la buena nueva: Volvemos al siglo XXI! Tenemos Luz!

¿Qué os parece mi historia de lunes por la mañana? Ni punto de comparación con ir a clase de lógica!

Morajela: Si un fantasma llega a tu casa y te dice que quites la luz, hazle caso, tu familia te lo agradecerá cuando no tenga que lamentarse por la pérdida de algún electrodoméstico, o lo que es peor, de la tele nueva.

1 comentario:

Adolfo Llopis dijo...

Qué buena suerte tener fantasmas que te avisan para que no se te estropeen los electrodomésticos. ¿Dónde se puede comprar uno de esos?