26/6/08

La aritmética de los placeres

"La aritmética de los placeres obliga al cuidado del otro: la definición del núcleo duro de la moral. Para sus adversarios, el hedonismo es el síntoma de la indigencia de nuestra época; individualismo, dicen –confundido más bien con el egoísmo: el primero afirma que sólo hay individuos, el segundo, que no existe nadie más que él-, autismo, consumismo, narcisismo, indiferencia con respecto a los sufrimientos del prójimo y de toda la humanidad…


De hecho, el hedonismo defiende exactamente lo contrario. El placer nunca se justifica si el precio es el displacer del otro. Sólo hay una justificación del displacer del otro: cuando no se puede hacer otra cosa para evitar el dominio destructor de la negatividad del tercero. En otras palabras, cuando la guerra se vuelve inevitable. El regocijo del otro induce el mío; el disgusto del otro causa el mío."


Michael Onfray. La fuerza de existir. Manifiesto hedonista

3 comentarios:

Adolfo Llopis dijo...

El egoísmo es querer que el otro sea propiedad privada.

- SiL - dijo...

Y a eso si que le sigue: (y punto)

=*

berti dijo...

Estoy de acuerdo con Adolfo; no así con Onfray... Lástima que no reconozca el carácter radicalmente subjetivo del hedonismo. El tema de la indiferencia respecto al sufrimiento del prójimo no tiene nada que ver con el hedonismo, ni se complementan ni se excluyen, simplemente es una cuestión independiente. sin embargo, lo que él llama "autismo" "consumismo" o "narcisismo" son sólo particulares formas de hedonismo. El hedonismo no es nada universal, depende de cada uno. Si tú te diviertes comprando zapatos, y eres un fetichista, pues oye... cada uno se divierte a su manera. Y en cuanto a la moral del hedonismo, creo que se pervierte cuando, efectivamente, considera al otro su propiedad privada, osea, cuando lo coacciona, engaña, tima, etc. Mientras no se caiga en eso, ¡viva el hedonismo! Y para gustos los colores: desde disfrutar con el exceso del vino y el gasto y el lujo hasta levitar leyendo un libro de segunda mano en un parque, al lado de unas flores.

Creo yo, amos^^