28/7/08

¿Qué estaba pasando?


- Me voy a la mierda –dijo, y se marchó.
Dejaba tras de si ese ambiente humeante de cuando en verano el calor derrite el asfalto. ¿Qué estaba pasando? Unas horas después seguía allí, como un perro abandonado en una gasolinera en el camino que une dos pueblos, Contigo y Sintí. ¿Qué hacer ahora? Sentarse a esperar requería una paciencia de la que no disponía, y comenzar a caminar, una fuerza de voluntad que brillaba por su ausencia en días como aquel. Deambulaba por entre los servidores, gasolina, diesel, súper plus, 95. Alguien abandonó allí el negocio del petróleo unos años atrás, le contaron que los atracos eran frecuentes por aquella zona y que de noche los lobos aullaban y hacían estremecer al adolescente de turno que esperaba sacarse unas pelas los fines de semana sin trabajar en un bar y sin dejar de estudiar, poniendo en juego su propia integridad física. ¿Cómo he llegado aquí? Miró el vacío de su propia existencia y sin querer hizo algo que detestaba, pensó en el pasado, en aquellos días que de forma consciente o inconsciente había olvidado. Recordó las mil y unas veces que planeó qué hacer si algún día se veía en una situación como aquella, pero el tiempo hacia estragos, estragos del tipo demencia senil, y a sus años ya era imposible recordar el plan de acción. ¿Qué estaba pasando? Ni un solo coche otro par de horas después, ya nadie iba al pueblo en Febrero, ya nadie iba al pueblo nunca. ¿Qué hacer ahora? Estaba anocheciendo, recordó que unas horas antes había pensado en los lobos y se pregunto como cuantos ejemplares del animal favorito de Felix Rodríguez de la Fuente quedarían en aquellas llanuras solitarias del oeste de la península. Miró el horizonte lejano que le servía de cuna al sol y un buitre sobrevoló el cielo de las seis de la tarde. ¿Cómo he legado aquí? Y miraba sus propias manos como si en ellas fuera a encontrar la chuleta del camino de vuelta.
¿Qué estaba pasando?

2 comentarios:

Mayte dijo...

"¿Qué hacer ahora? Sentarse a esperar requería una paciencia de la que no disponía, y comenzar a caminar, una fuerza de voluntad que brillaba por su ausencia en días como aquel. "

pues si, pues si. Ese es el resumen de mi vida...

Un saludo

p.d: yo me quedo con esta...

http://es.youtube.com/watch?v=FAPtTS0TYtU&feature=related

Adolfo Llopis dijo...

"Antes de proseguir debo contarte algo,
algo que sucedió y duele a cada paso
de cada pequeño peldaño,
de esta vida de escalones cada vez más altos.

Aquella noche tan larga
te divisé al final de la calle.
Yo quería salir corriendo,
pero no fue el amor tan cobarde.

¿Qué es lo que está pasando?
¿Qué es lo que está pasando?
Está pasando una vez más.

Estabas allí en lo alto,
al final de una enorme cuesta,
con la mano tendida
y colgando un pañuelo blanco.

¿Qué es lo que está pasando?
¿Qué es lo que está pasando?
Está pasando una vez más.

Fui subiendo poco a poco,
como en el peor de mis sueños.
Sentía plomo en los zapatos
y cemento en mis pies cansados.

¿Qué es lo que está pasando?
¿Qué es lo que está pasando?
Está pasando una vez más.

Como entre arenas movedizas,
seguí y seguí avanzando,
seguí y seguí avanzando,
sin ver que desde la ventana
alguien me estaba apuntando.

¿Qué es lo que está pasando?
¿Qué es lo que está pasando?
Está pasando una vez más.

Otra vez volví a creer, aunque fuera por un día,
cuando aquel ángel cicatrizó todas mis heridas
y me cubrió con sus alas
hasta que cesó el ruido de las balas.

¿Qué es lo que está pasando?
¿Qué es lo que está pasando?
Está pasando una vez más.

Pero fue la última parte,
la parte más difícil.
Esta vez fue mi propio miedo,
fue mi propio miedo que casi me deja ciego.

Ahora entiendo el sentido de las cosas,
el equilibrio de la balanza,
el polvo de las estrellas,
las rocas que ahora son arena.

Ahora entiendo que cada espina
y que cada pequeño arañazo,
cada cuchillo por la espalda,
fue tan sólo un pequeño trámite,
tan sólo una excusa idiota,
fue tan sólo un pequeño trámite,
tan sólo una excusa idiota,
Tan sólo un pequeño trámite,
tan sólo una excusa idiota.

Hace tiempo que yo ya no sonreía tanto."

Lo siento, ya sabes que sufro del 'síndrome de Montano' en versión musical.

:*