25/10/08

Quería anular una reserva


- Pappardella, dígame.

- Hola, quería anular una reserva.

- Dime tu nombre.

- Silvia.

- Cuantos sois?

- Éramos, éramos dos.

- Y dime, qué ha pasado?

- Pues… -titubeó, no terminaba de comprender el proceder de aquel restaurante, pero tampoco le apetecía quejarse, así que se lo explico a la amable recepcionista que al otro lado del auricular se interesaba por su vida privada.


(…)


3 comentarios:

Adolfo Llopis dijo...

Te has olvidado de comentar algo a cerca del acento extranjero que probablemente tendría la recepcionista.

Irrelevante dijo...

me gusta la idea :*

- SiL - dijo...

Lo malo es que no se me ha ocurrido como seguirla...