23/12/08

Mensajes descifrados

Y mientras se duchaba con el agua tan caliente como podía soportar no dejaba de pensar en aquella conversación que había durado ochenta y cuatro minutos y treinta y siete segundos. El agua la empapaba como llevándose la preocupación por el desagüe, o quizás no y sólo quería pensar que si, en cualquier caso, se aclaraba el pelo, paseando sus dedos desde la raíz a las puntas cada vez mas abiertas, abrió los ojos buscando el suavizante y vio el vaho apoderarse de la mampara moteada de falsas gotas, se entretuvo buscando formas en las lágrimas que el agua formaba en el cristal y entonces lo vio… debía haberlo escrito la ultima vez que se ducho en su casa… y al pensarlo ya no pudo evitar sonreír. A pesar de que, dado que las tuberías de aquella finca eran viejas y la bomba de agua se estropeaba cada dos por tres, el agua estaba saliendo fría, a pesar de que el suavizante le goteaba desde la mano hasta el plato de la ducha haciéndola resbalar, sonreía, a pesar del peligro evidente de muerte por escalabramiento y/o hipotermia, sonreía…



2 comentarios:

Guri dijo...

Pequeños post-it que nos dejamos... para recordar.

A pesar de otros inconvenientes como la muerte y derivados ;P

Adolfo Llopis dijo...

"Lloraba de frío, pero sus lágrimas no caían, después de ver aquello simplemente sonreía, tiritaba, lloraba de frío pero sus lágrimas no caían.
Lloraba de frío y sonreía."

:)