31/3/09

África


Quiso ser un enorme continente, y limitar con el Mediterráneo, con el Atlántico, con el Mar Rojo, con el Océano Índico y con Asia. Quiso ser cuna de la humanidad, de homínidos y antropoides, tierra de oro, esclavos y marfil. Quiso ser causa de las disputas entre colonias y que los imperios mas poderosos se la repartieran entera, a excepción de Liberia y Etiopía que se los guardaría para sí con celoso afán de protección. Quiso ser hogar de animales que una vez fueron exóticos, de camellos, antílopes, jirafas, elefantes, babuinos, leones, chacales, flamencos, serpientes y moscas tsétsé. Quiso ser mas de treinta millones de kilómetros cuadrados dividida en dos, entre latina y anglosajona, lugar de misterios y secretos que etnógrafos y antropólogos ansiaban descubrir. Continente tripolar, lugar de contrastes. Quiso ser selva, sabana y desierto, ser arbusto, helecho y musgo, quiso ser palmeras de aceite y coníferas. Tanto desierto como vegetación. Tanta agua como sequia. Quiso ser desierto. Quiso ser agua. Quiso ser África...

1 comentario:

Adolfo Llopis dijo...

Pues yo quiero ser su explorador...