22/4/08

El principio del arcoiris

-Mira cómo llevo los píes!
-Eso te pasa por andar descalza.
Eran las ocho de la mañana
-¿Qué hacemos despiertos a estas horas?
-Tú no se, yo tengo cosas que hacer –dijo al tiempo que la besaba en la mejilla y volvía su mirada hacia el fuego en el que había dejado la cafetera.
-A veces se me olvida que fuera de esta casa el mundo sigue girando.
Se giró para mirarla y le sonrió.
-Guapa –dijo.

El día amaneció gris, desde la ventana de la cocina veía nubes que le recordaron los días en los que le dio por pensar que cuando llovía era sólo porque las nubes estaban tristes. Poco después le explicaron que la lluvia era un fenómeno atmosférico que consistía en la caída o precipitación de gotas de agua que provenían de la condensación del vapor de agua en la atmósfera. Fue esa la primera vez que pensó que le gustaba más el mundo que ella creó para sí misma que la realidad, y suspiró.

-¿En qué piensas? –preguntó él mientras se acercaba, casi arrastrando los pies, enfundado en aquel pijama que ella había decidido catalogar como de abuelo.
-En la lluvia
-Ahm –la besó- ¿Y qué le pasa?
-Nada –le besó- Sólo pensaba en ella.

Se miraron un instante.
-El café ya está. ¿Quieres tostadas?
Asintió.

Mientras él sacaba el pan de molde del armario y lo metía en la tostadora ella lo miraba, lo miraba y no pensaba en nada más que en aquella canción que tarareaba a veces. Comenzó a cantar al tiempo que las tostadas ardían entre aquellos barrotes simétricos, y cuando el la escuchó se giró para sonreírle y continuar alegrándole la mañana.

-Se me ha olvidado el azúcar –dijo cuando llegaron al comedor.
Mientras él iba y venía, ella se acerco al ventanal, había empezado a llover, y miró las nubes de tormenta, esta vez buscando formas en ellas, en algodones enormes que alguien modelaba y dejaba ahí como si nada, no eran masas visibles formadas por cristales de nieve o gotas de agua suspendidas en la atmósfera, eran la arcilla blanca con la que jugaba el viento.
Viento que la hacía volar, soplos de aire de un gigante en la línea del horizonte, gigante que al roncar provocaba lo que los meteorólogos, ignorantes, llamaban viento anabático. Viento que agitaba las ramas de los árboles de aquella inmensa avenida llena de personas con cosas que hacer.

Y escuchó entonces unos pasos cargados de azúcar a su espalda, y esperó, supo que se acercaba, había aprendido a diferenciar el sonido de sus pasos de los del resto de la casa, a reconocer su olor al entrar en la habitación. Notó unos brazos que la rodeaban y ladeó la cabeza para mirarlo, él la besó, rozó sus labios con la suavidad con la que los rozaba siempre a esas horas de la mañana. Si apartar la mirada se giró hacia el y lo besó de nuevo. Se abrazaron mientras la ciudad se despertaba un jueves más, se abrazaron y los cafés se enfriaban, se abrazaron y ella escondió su cara entre su cuello y su hombro, se abrazaron y se quedaron así, casi dormidos otra vez y la lluvia paró y el sol asomó tímido por detrás del edificio de enfrente.

-Esta saliendo el arco iris –susurró el en su oído
Separó de el su cara lo justo para poder volver a mirar por la ventana.
-Sabes lo que es el arco iris? –le pregunto
-Creo que algo así como un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un continuo de luz en el cielo cuando los rayos de sol atraviesan pequeñas partículas de humedad.
-Que va –afirmó ella demasiado convencida- es un puente hacia un tesoro.
-Ah si?
-Claro –sonrió- si sabes caminar por el arco iris y cruzas hasta llegar al final, encuentras al tesoro mas maravilloso que podrías imaginar.
-Hablamos de oro, joyas y demás? O de un tesoro metafórico?
-No lo se, nunca he conseguido encontrar el principio del arco iris.
-Vaya. Yo saldría a buscarlo ahora, pero prefiero el café caliente.
-Yo también.

2 comentarios:

Adolfo Llopis dijo...

Yo también prefiero las tostadas y el café :)

- SiL - dijo...

Ya somos cuatro, tu, yo, mi personaje y mi personaja.

No tienen nombre, así pueden ser cualquiera, cualquier chica que camine descalza por las mañanas, cualquier chico que prepare café, cualquier piso con un gran ventanal, cualquier día gris, cualquier día en realidad.

=)